Para que disfrutes

11. jul., 2018

Todos sabemos que mantenerse hidratados en verano es importante, pero ¿Y si además nos hidratamos con un súper batido con fruta de la temporada?

La profunda sabiduría de la tierra nos ofrece los alimentos que necesitamos en cada estación para mantenernos nutridos y equilibrados energéticamente con nuestro entorno.
Si nos fijamos,  con el calor empiezan a llegar más frutos rojos como las fresas, las cerezas, los albaricoques... a medida que vamos profundizando en el verano los frutos se van haciendo más grandes, llegan los paraguayos, los melocotones, las nectarinas, la sandía… ¿No te parece que vivimos en un mundo plenamente abundante?

Todo ello es por una razón, y es que con el calor y la densidad del ambiente necesitamos ese extra de agua. Eso no quiere decir que tengamos que beber dos litros de agua al día, eso quiere decir que añadamos más alimentos con un alto contenido en agua, como las frutas y las verduras. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que con este batido corazón de fuego?Corazón

 

Antes de contarte todo lo bien que nos hace tienes que saber que este batido lleva:

 

  • Un buen puñado de arándanos
  • Un buen puñado de fresas
  • 2 ramitas de eneldo fresco
  • 1 Chorrito de limón
  • 50g de nueces
  • 1 buena taza de agua

 

Tan fácil como meterlo en la batidora y disfrutar de él a cualquier hora del día. Lo puedes poner en un termo e ir tomándolo allá donde te plazca. No pasa nada si no te lo tomas al instante, aunque es lo ideal, es mejor tomárselo cuando nos plazca que no hacerlo porque no te lo puedes tomar al momento. 

A todos ya nos suena que los frutos rojos con unos excelentes antioxidantes, pero es que además este batido es ideal para verano porque te va a ayudar con la retención de líquidos, te aportará fibra que hará que tus intestinos se muevan con alegría y va a nutrir la energía de tu corazón protegiéndolo y  ayudándote a regular la circulación sanguínea controlando los niveles de colesterol en sangre. Aquí te explico un poco más cómo nos afecta a nivel energético tener bien nutrido el corazón.

 

Cuéntame qué tal la experiencia y atrévete a probar tus propias combinaciones.

 

¡Salud!Me gusta

 

5. jul., 2018

Hoy me levanté con ganas de un desayuno dulce.Normalmente tiendo a lo salado por las mañanas, pero cuando me dan estos antojos no dudo en cambiar mis desayunos.

Este desayuno tiene su opción en crudo, pero si el tiempo es fresquito caliente entra muy bien.

Los ingredientes que he utilizado hoy son:

  • 2  cucharadas de copos de espelta germinados
  • 1 taza de leche de almendras
  • 1 cucharadita de cacao en polvo
  • 1 cucharadita de sirope de arroz
  • Coco rallado
  • Arándanos frescos (¡Todos los que quieras!)

 

Los copos de espelta germinados, a diferencia de los otros copos, son mucho más fáciles de digerir , ya que al haber pasado por el proceso de germinación, sus nutrientes pasan a ser más absorbibles para nuestro sistema digestivo. ¡Atención celíacos! Porque la espeta sí que contiene gluten, (aunque en una menor parte que el trigo).

 

Para hacer nuestro porridge dulce de verano crudivegano pondremos la leche con los copos de espelta la noche anterior en remojo y la guardamos en la nevera hasta la mañana siguiente. Cuando te la quieras tomar, sólo tienes que añadir el resto de ingredientes, mezclarlos, ¡Y ya tienes tu súper desayuno!

Si lo que quieres es tomártelo calentito, en vez de dejar la espelta toda la noche en remojo, lo que haremos será calentar la leche de almendra con los copos durante 10-15 minutos.

¡Está riquísimo! Pero no me creas… ¡prueba de hacerlo!Saludando

 

29. mar., 2018

Un buen hummus siempre te resuelve parte de las comidas, por ello hoy te presento esta receta básica en la cocina vegetariana que te va a salvar de muchos apuros.

El hummus es un plato muy nutritivo, con un buen porcentaje de proteínas, carbohidratos de absorción lenta y mucha fibra que hará que nuestros intestino se muevan, evitado asi el estreñimiento y mejorando nuestra nutrición.

Sus vitaminas y minerales junto con los demás nutrientes hacen de esta legumbre (y de muchas otras, ya que comparten las mismas características) un alimento muy beneficioso para nuestro organismo, siendo una fuente de energía súper saludable. Y no... no engordan!!!

Tanto como para los desayunos, como las meriendas, de acompañamiento en los platos principales, como para una cena ligera con crudités, el hummus se ha convertido en una elaboración básica en las cocinas vegetales dada su versatilidad... ¡por eso no puede faltar en la tuya!

Para hacer un hummus básico vamos a necesitar:

  • 150g de garbanzos cocidos
  • 1 cucharada de tahini
  • 1 diente de ajo
  • Chorrito de limón
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • Pizca de sal marina sin refinar
  • 1/2 Vaso de agua
  • Aceite de oliva virgen extra

 

 

Mezcla todos los ingredientes en una batidora hasta que se haya convertido en puré. Añade más agua si ves que tu batidora nolo puede moler bien, pero ¡ojo! No te pases que si no saldrá una sopa Guiño. Cuando tengas el hummus hecho, añade un chorrito de aceite por encima y pimentón dulce a gusto. También le puedes añadir unas hojas de perejil o cilantro para darle más sabor.

Teniendo esta receta como base puedes hacer infinidad de variaciones de hummus como por ejemplo:

Hummus de zanahoria: Añadiéndole 3 zanahorias cocidas a la elaboración

Hummus de remolacha: Añadiéndole una remolacha cocina a la elaboración

Hummus de calabaza: Añadiendo unos 100g de calabaza

Tambbién puedes variar la legumbre y hacer la base del "hummus" con azukis, lentejas o guisantes. 

¡¡La cocina tiene infinitas posibilidades!! Practica, crea y disfruta!

¡¡Qué aproveche!!Corazón

16. ene., 2018

Como siempre, te traigo una versión adaptada y mucho más práctica para hacer que disfrutes de los manjares de la vida. Una mermelada.

Las mermeladas caseras  tienen infinitos  recursos:

  •  Para los desayunos
  •  Como endulzante de las bebidas
  •  Postres
  •  Con yogur vegetal
  •  Para salsas de platos principales

 Además es una buena forma de consumir esas frutas que se nos van poniendo maduras.

En este caso vamos a hacer una mermelada de arándanos.

Esta fruta es una de las que contiene más cantidad de antioxidantes, así como gran cantidad de fibra. Así que además de tomarlos con la mermelada, tomarlos al natural nos beneficiarán aún más.

La cantidad de azúcar que le pongamos dependerá de si la vamos a consumir en el momento, o la queremos guardar como conserva.

En el caso de que la quieras guardar por un largo periodo de tiempo, tendrás que ponerle la misma cantidad de fruta que de azúcar. Cosa que a mí, particularmente me parece excesiva, mejor comérsela  a corto plazo y utilizar menos cantidad de azúcar. Siendo conscientes de que no hay que abusar de ella.

 

Para esta mermelada vamos a utilizar:

  • 250g de arándanos frescos
  • 2 cucharadas de azúcar de coco
  • Pizca de Vainilla en polvo
  • Pizca de sal
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de kuzu
  • Chorrito de limón

Reservamos 50g de arándanos frescos y ponemos el resto en un cazo con el azúcar, los mezclamos bien y los ponemos a fuego medio aproximadamente 20 minutos.

Mientras tanto, en otro cazo el agua con una cucharadita de kuzu y disolvemos. Lo ponemos en el fuego removiéndolo hasta que hierva. Verás que la densidad del agua va cambiando. Reservamos.

Una vez los arándanos hiervan, bajamos a fuego lento mientras vamos removiendo  de vez en cuando durante 5 minutos más.

Incorporamos el kuzu sin dejar de remover por cinco minutos más. Batimos todo junto mezclamos los arándanos enteros que habíamos reservado.

Puedes hacer mermeladas de otras frutas como fresa, kiwi, melocotón, así como de verduras como la cebolla, calabaza, etc.

 

Si quieres probar esta receta con unas tortitas pincha aquí para obtener la receta

Lánzate a hacer tu propia mermelada a gusto y cuéntame dónde la utilizarías tú.

 

¡Qué aproveche!Corazón

 

6. ene., 2018

El cous cous es el resultado de la molienda de un grano de cereal, sin haberlo triturado del todo, dejando los trozos de los granos más grandes de lo que normalmente nos encontramos como harina.

Comúnmente lo encontramos con trigo blanco, aunque ya puedes encontrar cous-cous de espelta y otros cereales integrales.

Es uno de los platos principales de Marruecos y el norte de África, y uno de los alimentos idóneos para tener en nuestra despensa saludable.

 

Puedes hacerte un cous cous con su debido proceso, haciendo un cocido previo de varias verduras y cociendo la sémola como si lo hicieras al vapor de ese cocido.

Como cada uno de los platos tradicionales, tiene su proceso específico para hacerlo, pero lo que vamos a hacer hoy aquí es amoldar esta genial forma del cereal para sacarnos de apuros aquéllos días que no podemos pasarnos mucho más tiempo en la cocina, ya que se cuece rápidamente.

 

Para este cous cous rápido para días con prisa vamos a utilizar:

  • Puñado de garbanzos
  • Cuscús integral de espelta (+/- 100g por persona)
  • Calabaza (100g)
  • 1 Zanahoria
  • 1 Cebolla
  • ½ Calabacín
  • Perejil fresco
  • Pasas
  • Comino
  • Cúrcuma
  • Pimentón dulce

*Semillas de girasol

Las cantidades están aproximadas para dos personas. Una vez tengas el ojo cogido con confianza, fíate de tu intuición para poner o quitar las cantidades que consideres.

La noche anterior deja los garbanzos en remojo con una pizca de bicarbonato, éste ablandecerá sus fibras. Al día siguiente los podemos cocer o hacer al vapor. Si no tienes tiempo para elaborar el proceso desde el principio y optas por comprarlos hechos, fíjate bien que en los ingredientes lleve nada más que garbanzos, sal y agua para su conservación.

Para hacer las verduras, las cortaremos en trozos grandes y las sofreímos con el comino, la cúrcuma y el pimentón dulce.

Para hacer el cuscús necesitaremos poner agua a hervir. Pondremos el cuscús en una bandeja o un plato grande y le añadiremos una pizca más de sal, pimienta, cúrcuma y comino. Podemos tostarlo en la sartén antes de añadir el agua.


Vertemos el agua hirviendo sobre el cuscús y lo dejamos bien húmedo durante cinco minutos. (Es mejor utilizar un recipiente tipo bandeja que un bol.) Te recomiendo que leas las instrucciones que vienen en la bolsa para saber cuántos minutos exactos necesitará ese tipo de sémola.

Para que no se formen bolas echa un chorrito de aceite de oliva por encima y remueve el cuscús.

El último paso será servirlo poniendo el cous cous cocido de base y añadiendo las verduras con los garbanzos  por encima.

Si quieres añadirle una textura crujiente puedes probar de ponerle semillas de girasol o cualquier fruto seco.

 

 ¡Cuéntame qué tal tu experiencia con el cous-cous!Me gusta

 

 

 

 *** Si quieres aprender a construir una despensa saludable conmigo, mira mis próximas clases y cursos pinchanco aquí***